¿Es normal pasar por momentos de angustia y depresión cuando hay un problema de esterilidad?

La necesaria gestación subrogada.
22 marzo, 2017
Mitos fertilidad
Mitos fertilidad
30 marzo, 2017
ANGUSTIA ESTERILIDAD

Sí, la ansiedad y depresión son estados emocionales frecuentes en las parejas con problemas de esterilidad.

La pérdida de la capacidad natural de reproducción es vivida frecuentemente por los miembros de la pareja con sentimientos de tristeza y frustración, incluso agresividad, al interpretar que se les ha negado un derecho vital de todo ser humano, el ser padres.  Lo que anteriormente se vislumbraba como un proyecto de vida íntimo y libre de la pareja pasa a convertirse en un proceso supervisado por médicos con tratamientos hormonales y rigurosas pautas para su consecución.

Depresión Infertilidad

Con frecuencia, cuando existe un diagnóstico determinado, el miembro afectado se siente responsable y se culpa por ello incrementándose el malestar de la pareja. El no poder atribuir a nadie y a nada la  limitación de la capacidad natural de reproducir, conduce, en ocasiones, a liberar agresividad hacia uno mismo.

La complejidad de la medicación, el asistir puntual y periódicamente a la clínica, la incertidumbre sobre el resultado del tratamiento, etc.… son algunos de los factores que elevan la ansiedad de las parejas. La angustia se ve muchas veces en mujeres que abortan sucesivamente, a pesar de quedarse embarazadas sin dificultad.

INCERTIDUMBRE

Es común la anticipación negativa de resultados, principalmente entre aquellas parejas que han realizado múltiples tratamientos fallidos. Sin embargo, ésta forma de afrontar el tratamiento tan solo logra incrementar los niveles de ansiedad y sumergir a la pareja en una nube de desesperanza irreal, si tenemos en cuenta que en cada ciclo de tratamiento nuestro equipo médico obtiene mayor información sobre nuestro organismo y la respuesta a los tratamientos hormonales y de reproducción asistida. No quiere decir, que se opte por una posición extremadamente optimista, pero sí por una posición ajustada a la realidad en función de los porcentajes de éxito de cada una de las técnicas utilizadas.

 

Categorías