Cómo recuperar la figura tras el parto en cuatro pasos

ADN
Nueva técnica de reproducción asistida y enfermedades mitocondriales: ¿se ha contado todo?
20 febrero, 2015
Selección de embriones para transferir en reproducción asistida
La selección de los embriones para transferir en reproducción asistida
26 febrero, 2015
Cómo recuperar la figura tras el parto en cuatro pasos

Cómo recuperar la figura tras el parto en cuatro pasos cuando se van a producir grandes cambios en nuestro modo de vida. La mayoría de nuestro tiempo lo absorberá el bebe y sus cuidados pero aunque parezca imposible hay que tratar de sacar un ratito para nosotras, no podemos olvidar una cosa importante: CUIDARNOS. Te contamos cómo paso a paso.

Es importante ser realistas en este momento, no vamos a recuperar la figura inmediatamente. El cuerpo necesita un tiempo para adaptarse a los nuevos cambios, fisiológicos y hormonales, además, dispondremos de poco tiempo y estaremos cansadas por la falta de sueño y el trabajo que supone cuidar a un recién nacido. En estas circunstancias, el tener buen animo y no perderlo, pese a lo lento que alcancemos los objetivos que nos marquemos es fundamental. Hay que tratar de ser comprensivas con nosotras mismas y no perder la paciencia.

Volver a estar en forma después del parto es una misión posible pero hay que tener muy presente las palabras mágicas que serán la clave de nuestro éxito: TIEMPO, EMPEÑO Y MUCHA PACIENCIA.

 

Recuperar la figura tras el parto en cuatro pasos

Alimentación

Respecto a la lactancia materna; debes saber que dar el pecho a tu bebé quema calorías y por tanto ayuda a recuperar la figura. Recomendamos una dieta sana, equilibrada y variada teniendo en cuenta que en este caso se requiere un aumento del 20 % del aporte calórico.

En el caso de que recurramos a la lactancia artificial sí podemos iniciar una dieta hipocalórica que sea equilibrada y que preferentemente esté controlada por un profesional. Ten en cuenta que añadida a la falta de sueño, el cansancio y el desequilibrio hormonal, una dieta demasiado rigurosa podría ser contraproducente.

En ambos casos, se pueden eliminar los azúcares y grasas superfluas, evitando bocados hipercalóricos, fritos y dulces. La fruta y la verdura la puedes comer a voluntad y no debes olvidar un correcto aporte de lácteos y proteinas.

Ejercicio

Vueve a hacer ejercicio pero poco a poco y sobre todo sin presiones.

Eso sí, después de la cesárea o la episiotomía es mejor esperar a que haya terminado el proceso de cicatrización antes de comenzar con el ejercicio y  acudir a la piscina. Dedica un poco de tiempo a la correcta respiración diafragmática y a los ejercicios perianales para recuperar la musculatura del suelo pélvico.

Precisamente en los primeros meses se puede optar por un curso de aguagym, natación, yoga… ejercicios que además de conseguir ponernos en forma, nos puedan relajar. Una buena idea es dar cada día un paseo al aire libre empujando el cochecito de nuestro bebé a ritmo rápido, aprovecharemos las mejores horas del día. Cuando nuestro hijo duerma podemos aprovechar para  hacer algún ejercicio en casa para tonificar brazos y piernas.

Descanso

El estrés daña el bienestar psicofísico y nos puede impedir recuperar nuestra forma física así que aprovecha los momentos en los que el bebé duerma para descansar. Si lo necesitas pide ayuda a tu entorno, una mamá descansada vale por dos!

Mimarse

Buscaremos un tiempo cada día para nosotras mismas y lo emplearemos en descansar o realizar alguna actividad que nos guste. Recuerda que reirnos o disfrutar de una buena compañia tiene un efecto super positivo sobre nuestra salud.

Cuidarnos nos ayuda a sentirnos más guapas. Los masajes drenantes combaten la rentención de líquidos y las cremas hidratantes, reafirmantes y los aceites naturales son nuestros aliados para plantar cara a las estrías e incluso un día en la peluquería. ¡Vernos guapas levanta el ánimo!

Categorías