Ser padres después de una vasectomía
Ser padres tras una vasectomía
21 septiembre, 2016
Bebe
¿Se ha contado todo sobre la técnica de reproducción empleada en el niño con ” tres padres”?
7 octubre, 2016
Deporte y embarazo

La práctica de deporte durante el embarazo es muy recomendable y saludable siempre que se haga de manera regular, con moderación y no esté desaconsejada por tu médico.

Beneficios del deporte en el embarazo

Hacer ejercicio puede reportarte numerosos beneficios: mejora la condición cardiovascular y muscular lo que será de ayuda en el momento del parto. Evita un aumento excesivo de peso durante la gestación. Además, el ejercicio regular ayuda al tránsito intestinal disminuyendo el estreñimiento y las molestias gastrointestinales. También disminuye los niveles de ansiedad que pueden producir un aumento del insomnio y la depresión.

El ejercicio físico en el embarazo previene la aparición de diabetes gestacional ya que aumenta el requerimiento energético y aumenta el metabolismo glucémico.

Además, estar en un buen estado de forma, reduce el tiempo de la hospitalización.

Deportes recomendados

Entre los deportes más recomendados se encuentran; caminar, sobre todo para aquellas embarazadas que no están acostumbradas a hacer deporte antes del embarazo. Lo recomendable es entre 20 y 40 minutos diarios con calzado cómodo.

Asimismo, existe una larga lista de deportes que se pueden practicar siempre que estén tutelados por un profesional y adaptado a las gestantes. Entre ellos, la gimnasia de mantenimiento, Pilates, yoga, danza…

Nadar es también es muy recomendable pues tonifica los músculos, pero no los fuerza. Podemos practicar bicicleta estática que evita posibles golpes o caídas que se podrían producir.

Deportes no recomendados

Por el contrario, se desaconsejan fundamentalmente aquellos deportes en los que se pudiera producir algún traumatismo: fútbol, baloncesto, voleibol, esquí, alpinismo, deportes de combate y/o artes marciales, escalada…

Hay que tener en cuenta…

Hoy en día la actividad física se considera una terapia beneficiosa para la madre y el bebé, pero es importante tener en cuenta ciertas recomendaciones.

Para que sea beneficiosa la práctica de ejercicio debe ser moderada y regular. En cualquier caso, la frecuencia cardíaca materna debe estar por debajo de 140 latidos por minuto.

A esto se une que antes de practicar cualquier deporte es importante realizar un calentamiento previo, así como estirar cuando terminemos. Hay que utilizar ropa cómoda y calzado deportivo.

Es importante beber líquidos antes, durante y después del ejercicio, así como, evitar las horas centrales para evitar el exceso de calor.

Ante la aparición de cualquier síntoma extraño, suspende el ejercicio.

¿Lo fundamental?: Hacer uso del sentido común.