El embarazo y el ácido fólico

Clínica Tambre: Sistema de doble seguridad IVF WITNESS
4 enero, 2016
¿Cuál es el tratamiento más adecuado?
¿Cuál es el tratamiento más adecuado?
15 enero, 2016
El embarazo y el ácido fólico

El embarazo y el ácido fólico son importantes durante el embarazo, porque contribuye al desarrollo del conducto neuronal del embrión, que comienza su formación justo después de la concepción y se convertirá en la columna vertebral del niño. El ácido fólico es una vitamina del grupo B muy importante para el organismo pues nuestro organismo no lo produce y es necesario ingerirlo.

Como el organismo humano no puede producir ácido fólico  es muy importante asumirlo a través de la dieta (consumir diariamente fruta y verdura es esencial),  los aportes necesarios de esta vitamina serán de 0.4 a 0.8 miligramos al día. La dieta mediterránea es rica en esta vitamina pero durante el embarazo no es suficiente con ingerir alimentos ricos en ácido fólico, es necesario añadir un producto farmacéutico que lo contenga, previa indicación médica.

Esta vitamina es poco estable si viene puesta en contacto con fuentes de calor y luz.

Una media del 70 % de los folatos contenidos en los alimentos, se destruyen por el calor, la cocción (las verduras pierden hasta el 80 %), el contacto con el aire y el tiempo de almacenamiento.

Los folatos naturales se absorben peor que sus derivados artificiales ya que el organismo no necesita metabolizar estos últimos.

La absorción es muy variable de unos alimentos a otros, por todo ello se calcula que sólo se aprovechan entre el 25 y el 50 % de la vitamina B9 contenida en los alimentos, en el embarazo lo recomendable es combinar ambas cosas: una dieta equilibrada (rica en verduras, frutas, cereales integrales…) y la ingesta de un suplemento de ácido fólico, ya que los requerimientos de folatos se incrementan en un 50 %.

Muchos estudios han demostrado que las mujeres que toman 0.4 miligramos al día de ácido fólico antes de la concepción y durante la primera etapa del embarazo, tienen hasta un 70 % menos riesgo de que su bebé nazca con defectos graves del tubo neuronal (defectos congénitos que consisten en el desarrollo incompleto del cerebro y de la médula espinal).

Los defectos del tubo neuronal más frecuentes son:

Espina bífida: fusión incompleta de la médula espinal y la columna vertebral.

Anencefalia: subdesarrollo grave del cerebro.

Encefalocele: desarrollo de una protuberancia de tejido cerebral hacia la piel causada por una abertura anormal en el cráneo.

¿Cuándo debemos tomar ácido fólico en el embarazo?

Si todas las mujeres en edad fértil consumieran 0.4 miligramos de ácido fólico al menos 3 meses antes de quedarse embarazadas y durante el primer trimestre de embarazo, podrían reducir hasta un 70 % la probabilidad de que su hijo naciera con algún defecto del tubo neuronal.

El ácido fólico no es tóxico y no se acumula.

Alimentos ricos en ácido fólico

  • Verduras: espárragos, lechuga, tomate, espinacas, remolacha roja
  • Frutas: naranja, aguacate, fresas, pomelo, plátano
  • Legumbres: guisantes, alubias, judías
  • Cereales: maíz, pan integral

Consulta con tu ginecólogo antes de tomar cualquier suplemento vitamínico. Te ayudamos a cuidarte con el embarazo. Infórmate y pide tu cita.

Categorías