Proyectos de investigación
40 años después del primer nacimiento por Fecundación in vitro
15 marzo, 2018
Ver todo

¿Qué es la endometriosis?

La endometriosis es una enfermedad que afecta al 10-15% de las mujeres en edad fértil. Consiste en la aparición de tejido endometrial (el que reviste la cavidad del útero) en otros lugares de la pelvis en forma de nódulos o en forma de quistes en los ovarios, también llamados endometriomas. La causa es aún desconocida, pero se cree que puede tener un componente hereditario, inmunológico y endocrino relacionado con las hormonas del ciclo menstrual.

¿Cómo saber si tengo endometriosis?

Su diagnóstico es complejo, ya que hasta en el 50% de los casos no existen síntomas. La forma más frecuente de sospechar la existencia de una endometriosis es a través de la visualización de los endometriomas en la ecografía ginecológica, pero estos no siempre están presentes. En otros casos se sospechará por dolor intenso con la menstruación, con las relaciones sexuales, alteraciones en el ritmo intestinal o en los ciclos menstruales. A parte de los síntomas, puede también afectar a la fertilidad: obstruyendo las trompas de Falopio, disminuyendo la reserva ovárica, alterando los ciclos menstruales y empeorando el ambiente inmunológico que disminuirá la implantación embrionaria en el útero.

¿Cómo afecta a la fertilidad?

Es frecuente pensar que la fertilidad mejora si mediante cirugía se retiran los endometriomas, pero hoy en día la tendencia es más conservadora. Es cierto que la cirugía puede mejorar la fertilidad en estas mujeres, pero hay que seleccionar bien los casos porque una intervención también puede tener consecuencias negativas sobre la reserva ovárica (cantidad de óvulos que contienen los ovarios). Actualmente se valora el tamaño del endometrioma, su crecimiento en el tiempo y la sintomatología de la mujer.

En el caso de que el endometrioma sea de gran tamaño (mayor de 4-5cm), que su crecimiento sea muy rápido o que la mujer tenga síntomas como el dolor que perjudiquen claramente su calidad de vida, la cirugía estará indicada.

Por el contrario, si no hay síntomas, los quistes son estables y de pequeño tamaño, se suele recomendar intentar el embarazo de forma espontánea o con técnicas de reproducción asistida antes de la cirugía. El embarazo es una situación hormonal muy favorable para la endometriosis, estancando e incluso a veces revirtiendo su progresión.

Las recomendaciones de cirugía, por tanto, van a depender de las condiciones de cada mujer en cuanto a síntomas, evolución de la enfermedad y tiempo de esterilidad. La técnica quirúrgica más recomendable y menos invasiva es la laparoscopia. Es importante ponerse en manos de profesionales que valoren el caso y hagan un correcto seguimiento de la enfermedad.