Estilo de vida y fertilidad

Mitos sexuales
Mitos sexuales
16 mayo, 2014
Los beneficios de la lactancia materna
Los beneficios de la lactancia materna
19 mayo, 2014
Dieta

Dieta

Nadie duda a estas alturas de la importancia de la dieta en todos los aspectos de nuestra vida. El mantener una dieta equilibrada nos beneficia tanto a nivel físico como a nivel psicológico.

Cuando decidimos buscar el embarazo hemos de plantearnos si la alimentación que llevamos es la adecuada, así como si nuestro peso corresponde a los límites normales para nuestra constitución. Tanto la obesidad como el bajo peso dificultan la probabilidad de quedarnos embarazadas de forma espontánea puesto que pueden originar trastornos en el ciclo menstrual y en la ovulación.

Siempre se ha relacionado la necesidad de estar bien alimentado con el periodo de gestación. En la actualidad, sabemos que la nutrición adecuada debe darse desde los primeros momentos del proceso reproductivo.

Hay que especificar que no existen alimentos ni dietas milagro pero una ingesta diaria equilibrada que incluya los aportes recomendados de vitaminas de los grupos B, C y E, de antioxidantes y minerales como el hierro y el zinc, ayudarán a mantener nuestra salud reproductiva.

También es importante recordar que desde el momento en que comenzamos la búsqueda del embarazo es conveniente la administración de suplementos de ácido fólico y yodo para evitar posibles defectos en el tubo neural del bebé.

Estas recomendaciones no sólo van dirigidas a nosotras. Los hombres también pueden ver afectada su calidad seminal si siguen una dieta con alguna carencia vitamínica y/o si tienen problemas de obesidad o bajo peso. En este caso, tanto la producción adecuada de esperma como la libido pueden verse alteradas.

 

Ejercicio físico

En la búsqueda del embarazo muchas veces dudamos si practicar ejercicio físico por el temor de que esto pueda afectar a nuestra fertilidad.

Nada más lejos de la realidad, la práctica de ejercicio físico moderado y regular cuenta con múltiples beneficios. Uno de ellos es que nos sirve para reducir la grasa corporal y mantener un peso adecuado. Los niveles de grasa corporal están relacionados con nuestro eje hormonal. Si la grasa se acumula en exceso o por el contrario no hay la suficiente se originan trastornos en la producción hormonal, como puede ser la amenorrea consecuente con la anovulación.

Por otro lado, contribuye a mejorar nuestro estado de ánimo y a aumentar la sensación de bienestar. El incremento que produce de los niveles de noradrenalina y de serotonina a nivel cerebral van a ayudar a reducir la ansiedad y a sentirnos mejor con nosotras mismas.

Ya sabemos que la búsqueda del embarazo puede llegar a convertirse en una situación muy estresante. En situaciones de estrés los niveles de cortisol están aumentando.  La actividad física va a reducir dichos niveles, favoreciendo entonces una respuesta más adecuada del organismo.

¿Cuál es el ejercicio que me viene mejor? Si eres una persona que no practica ninguna actividad regularmente,  puedes comenzar con una caminata de 20-30 minutos diaria, por ejemplo aprovechando cuando vas  a tu lugar de trabajo o sales del mismo. La idea principal es que incorpores el ejercicio a tus costumbres para que sea más fácil el practicarlo de forma regular. Pero evitemos exagerar, ya que el ejercicio excesivo o de alto impacto también puede afectar a la fertilidad, según se ha puesto de manifiesto en diversos estudios.

Tenemos que tener en cuenta también cuál es nuestro estado físico y si sufrimos de alguna patología que sea incompatible con la realización de cierto tipo de ejercicios. Ante cualquier duda, lo más aconsejables es que consultes con tu médico.

Categorías