Fármacos para inducir la ovulación

El mejor embrión para el mejor embarazo
23 mayo, 2016
Mujeres sin pareja masculina
Mujeres sin pareja masculina
25 mayo, 2016
Fármacos para inducir la ovulación

Los fármacos para inducir la ovulación tienen como objetivo el crecimiento de uno o varios folículos del ovario. Cada folículo contiene un óvulo (ovocito) que al madurar podrá ser fecundado.

Hay varios tipos de medicamentos o fármacos inductores de la ovulación:

  • Citrato de Clomifeno: es un fármaco que se usa vía oral. La dosis inicial es de 50mg/día aunque puede irse subiendo en los ciclos siguientes si no se consigue el crecimiento folicular adecuado. Se toma durante 5 días seguidos y suele iniciarse entre el 2º y el 5º día del ciclo ovárico (contando como primer día del ciclo aquel en que se produce sangrado abundante de menstruación).

Es muy importante realizar controles ecográficos para hacer un seguimiento estricto del crecimiento folicular así como para diagnosticar un excesivo número de folículos en desarrollo que puedan elevar el riesgo de gestación múltiple. Es en este punto donde los Especialistas en Reproducción Humana intentamos hacer más hincapié ya que al ser un fármaco sencillo de manejar, que lleva largo tiempo en el mercado y con escasos efectos secundarios, es usado en algunas ocasiones sin controles ecográficos, pudiendo conllevar a embarazos triples o cuádruples, dependiendo del número de folículos que haya en crecimiento con todas las complicaciones que pueden acarrear este tipo de gestaciones.

Las principales indicaciones del Citrato de Clomifeno son la inducción de ovulación  en pacientes con ovario poliquístico (y con el resto del estudio de esterilidad de ambos miembros de la pareja dentro de la normalidad) o la esterilidad de origen desconocido.

  • Gonadotropinas: son hormonas secretadas naturalmente por la hipófisis, encargada del desarrollo folicular y de la maduración del óvulo. En Reproducción Asistida, se usan para producir el crecimiento controlado de uno o varios folículos y son los fármacos más ampliamente utilizados para la inducción de la ovulación. Las más usadas son la FSH (hormona folículo estimulante) y la LH (hormona luteinizante). Son fármacos que se administran de manera subcutánea una vez al día. No es necesario usar FSH y LH en todos los casos. En  un número elevado de pacientes es suficiente el uso de FSH. El tratamiento se inicia habitualmente en el 2º o 3º día del ciclo ovárico y suele durar entre 7 y 11 días, dependiendo de cada caso. Las dosis dependen del tipo de Técnica de Reproducción Asistida que se realice. Para inseminaciones artificiales las dosis suelen ser entre 50 y 75 Unidades Internacionales al día mientras que para Fecundación In Vitro, la dosis son mayores, alcanzando incluso las 450 Unidades Internacionales al día en algunas pacientes.

Son fármacos seguros, ampliamente utilizados por los profesionales de la Reproducción Asistida humana pero que requieren un estrecho control ecográfico así como la realización de analíticas hormonales durante el tratamiento en determinadas ocasiones. Por tanto, sólo deben ser usadas en centros especializados.

Los efectos secundarios más frecuentes suelen sensación de distensión abdominal leve y las molestias en el lugar de la inyección. El riesgo más importante pero poco frecuente es el síndrome de hiperestimulación ovárica, al que se dedicará un capítulo aparte.

Después de este proceso, se administra un fármaco para provocar la maduración final del óvulo y la ovulación propiamente dicha. Este compuesto que también es una gonadotropina,  llamado Gonadotropina Coriónica Humana produce la ovulación a las 36 horas aproximadamente de su aplicación vía subcutánea. Dependiendo del tipo de Técnica de Reproducción Asistida que vayamos a usar, podremos realizar la programación de relaciones sexuales, inseminación Artificial o la punción folicular para Fecundación in Vitro transcurrido ese tiempo.

Dra. Esther Marbán Bermejo

Ginecóloga en Clínica Tambre

Categorías