Inducción a la ovulación

La inducción a la ovulación es un tratamiento médico sencillo para desencadenar la ovulación mediante preparados hormonales.

¿Cuándo está indicada la inducción de la ovulación en la mujer?

Está aconsejada cuando una mujer no ovula regularmente, cuando no baja la regla o lo hace con largos retrasos o cuando las ovulaciones y las reglas son regulares y se suele recurrir a una técnica de reproducción asistida.

Por lo tanto, se puede hacer en casos de mujeres con ovarios poliquísticos, con alteraciones ovulatorias y para ayudar en los procesos de reproducción asistida.


¿En qué consiste?

Los fármacos que más se usan son el citrato de clomifeno (fármaco con un leve efecto estrogénico o antiestrogénico según el órgano sobre el que actúe y que se toma por vía oral), gonadotropinas que estimulan la actividad ovárica y análogos o antagonistas de la GnRH. Estos últimos medicamentos se administran mediante inyecciones subcutáneas que se inyecta la propia paciente.


¿Cuánto dura el tratamiento de inducción a la ovulación?

Se aconseja un periodo de entre cuatro a seis meses de inducción de ovulación, y si no se consigue gestación, se aconsejan técnicas de reproducción asistida como Inseminación o Fecundación in vitro (FIV).


¿Cómo se controla la ovulación?

Dos pruebas permiten controlar la ovulación: la ecografía vaginal y el análisis de sangre.


La inducción de ovulación precisa controles ecográficos y de los niveles de estradiol, con el fin de evitar el riesgo de hiperestimulación y gestación múltiple, y poder fijar adecuadamente el día en que se producirá la ovulación.


¿Y una vez que finaliza la estimulación ovárica?

Cuando finaliza la estimulación de la ovulación y sabiendo previamente en qué momento ocurrirá la ovulación, se programan relaciones sexuales (coito programado) o bien se sigue el procedimiento de reproducción asistida indicado.

En los casos de Fecundación in vitro (FIV) o ICSI, las dosis que se utilizan son mayores porque se busca conseguir un mayor número de óvulos para aumentar las posibilidades de gestación.