Nuestro compromiso con los pacientes
Nuestro compromiso con los pacientes
18 febrero, 2015
ADN
Nueva técnica de reproducción asistida y enfermedades mitocondriales: ¿se ha contado todo?
20 febrero, 2015
La infertilidad masculina

La infertilidad masculina se da cuando la causa de esta infertilidad está en el hombre.

La infertilidad masculina afecta a una de cada tres parejas que buscan ayuda por un problema de esterilidad y en mayor o menor medida el factor masculino está implicado en casi la mitad de los casos de las parejas con dificultades para concebir.

La capacidad fecundante en el varón reside en el semen. Los espermatozoides se generan en el testículo, que es la gónada masculina. Estos espermatozoides reciben una serie de fluidos en su recorrido hasta la eyaculación. Así, tiene que pasar por una serie de conductos: epidídimo, conducto deferente, conductos eferentes y uretra. Además, recibirá fluidos de las vesículas seminales y de la próstata.

La suma de los espermatozoides generados en el testículo y los fluidos de las glándulas es lo que conforma el semen.

Causas de la infertilidad masculina

Las causas de la infertilidad masculina pueden ser múltiples. Cualquier alteración que afecte a los testículos o a los conductos que conducen el semen hasta el pene puede producir infertilidad.

Las causas más comunes de un recuento seminal bajo o anormal son:

  • Varicocele: son venas dilatadas alrededor del testículo. Es la causa más común de infertilidad reversible.
  • Testículo no descendido.
  • Infecciones en el testículo (orquitis), próstata (prostatitis).
  • Quimioterapia.
  • Algunas medicinas como los anabolizantes o algunos anticonvulsivantes.
  • Anomalías genéticas.
  • Problemas hormonales.

En algunos casos la causa de infertilidad masculina puede ser tratada y revertida. En otros casos no es posible.

Por eso es importante ser diagnosticado y tratado correctamente por un urólogo especialista en fertilidad.

¿Qué pruebas son necesarias para diagnosticar la infertilidad masculina?

La más básica es un seminograma que será la prueba que nos orientará y nos dará una valoración del número, movilidad y forma de los espermatozoides en el eyaculado.

Seminograma y espermiograma son términos sinónimos y describen el estudio en el laboratorio de las características del semen y de los espermatozoides en él contenidos.

Si el seminograma se encuentra alterado, dependiendo de la afectación, a veces hay que recurrir a otras pruebas complementarias. Estas pruebas pueden ser test hormonales, genéticos, exploración física… A veces hay que recurrir a la realización de una biopsia testicular. 

¿Tiene solución la infertilidad masculina?

Las soluciones para la infertilidad masculina son variadas dependiendo de la causa. A veces se soluciona con cirugía como en el caso de los varicoceles. Otras veces basta con interrumpir la medicación que se esté tomando. Deben de evitarse cualquier tipo de tóxicos, incluidos el tabaco y el alcohol.

En aquellos casos en los que el recuento espermático está afectado, entonces se puede recurrir a Técnicas de Reproducción Asistida. Con estas técnicas lo que se intenta es favorecer la fecundación del óvulo. 

¿Cuáles son las técnicas de reproducción asistida indicadas en caso de esterilidad masculina?

Estas técnicas pueden ser:

  • Inseminación Artificial: En el momento de la ovulación, el semen es introducido en el útero de la mujer a través de una cánula. La mujer previamente ha tenido que ponerse medicación para estimular la ovulación.
  • Fecundación in Vitro: El esperma se mezcla con los óvulos obtenidos previamente de la mujer a través de la punción de sus ovarios. Los embriones se transfieren posteriormente al útero.
  • ICSI o microinyección intracitoplasmática: un único espermatozoide se inyecta directamente en el óvulo. Esta técnica se puede usar en aquellos seminogramas severamente afectados.

De todos modos, el seminograma por sí mismo no puede ser usado para diagnosticar infertilidad masculina, ya que hasta un 25-35 % de las parejas llamadas infértiles pueden concebir con el tiempo.

Dra. Ana Belén Garrido Quijano

Ginecóloga en Clínica Tambre