Dra. Rocío Núñez
Clínica Tambre participa en el 7º encuentro FIV-SKI 2015
27 enero, 2015
Calidad en el laboratorio de andrología
Calidad en el laboratorio de andrología
29 enero, 2015
Ver todo
La inseminación artificial en 8 pasos

La inseminación artificial puede ser realizada con los espermatozoides del cónyuge (Inseminación Artificial Conyugal o IAC) o con espermatozoides procedentes de un donante (Inseminación Artificial de Donante o IAD) dependiendo del diagnóstico de cada pareja. Se trata de un procedimiento muy sencillo y habitual dentro de los laboratorios de Reproducción Asistida que aumenta de manera significativa la probabilidad de embarazo.

8 Pasos de la inseminación artificial

  1. Consulta con el especialista en reproducción asistida

Antes de la realización de la inseminación artificial el especialista en Reproducción Asistida puede solicitar diferentes pruebas para evaluar el estado de salud reproductiva de la pareja y para constatar la idoneidad o no de la utilización de esta técnica: ecografías, histerosalpingografia (para comprobar el estado de las trompas de Falopio), analíticas, seminograma…

  1. Estimulación de los ovarios con fármacos

Dependiendo de las características de cada paciente (como la edad, el estado de los ovarios o la respuesta que se haya tenido en ciclos anteriores) el facultativo establecerá una pauta de medicación hormonal que habrá de seguir, generalmente mediante la administración de hormonas como la FSH (Hormona Folículo Estimulante).

Precisamente, la administración controlada de estas hormonas permitirá garantizar la correcta maduración y el número apropiado de los folículos (lugares del ovario donde se desarrollan los ovocitos).

Así, la administración de las hormonas suele comenzar entre el segundo y el tercer día después de la menstruación y se mantendrá entre los 8 a 14 días restantes durante los cuales la paciente deberá inyectarse la medicación normalmente por vía subcutánea.

  1. Controles/Monitorización

La estimulación de los ovarios ha de ser controlada por el ginecólogo para evitar posibles casos de hiperestimulación y también para minimizar el riesgo de embarazo múltiple. Estos controles se harán a través de analíticas de sangre y de controles ecográficos que además aportarán mucha información sobre el estado del endometrio en el interior del útero ya que jugará un papel determinante en la implantación del embrión tras la fecundación.

  1. Inducción de la ovulación

Una vez conseguida la correcta maduración de uno o más ovocitos es necesario desencadenar la ovulación. Para ello se administra una nueva hormona (HCG) que provocará la ovulación entre las 36 y las 40 horas siguientes, momento en el que habrá de tener lugar la inseminación.

  1. Recogida de la muestra

Aproximadamente dos horas antes de la inseminación ha de recogerse la muestra de semen. Lo más conveniente es que sea por masturbación en un bote de orina estéril y perfectamente identificado. Es conveniente que la muestra se recoja tras un período de abstinencia sexual de entre tres y cinco días y en condiciones óptimas de higiene.

  1. Preparación de la muestra

Tras la recogida la muestra es preciso “capacitarla”. Se denomina capacitación a un conjunto de procesos de laboratorio que incluyen técnicas como la centrifugación o el lavado y cultivo con medios específicos y cuya finalidad es obtener una muestra libre del plasma seminal (en el que se encuentran suspendidos los espermatozoides y que contiene factores que podrían complicar la fecundación) y la optimización de la concentración de espermatozoides móviles en la muestra (la movilidad es un factor directamente relacionado con la fertilidad).

Esta fracción capacitada que contiene los mejores espermatozoides es la que se recupera y la que se utiliza para la inseminación.

  1. Inseminación

Este es el momento esperado en el que los espermatozoides son depositados a través de una cánula en el interior del útero de la mujer. Como hemos visto deberá hacerse entre las 36 y 40 horas posteriores a la inducción de la ovulación con la hormona HCG.

Se trata de una intervención muy sencilla que no requiere anestesia ni hospitalización y que aumenta de manera significativa la probabilidad de fecundación del óvulo.

  1. Test embarazo

Ya solo queda esperar y tras 14 días realizar la prueba de embarazo… ¡esperamos poder darte la enhorabuena!

Pide cita con uno de nuestros ginecólogos de la Clínica Tambre y te asesoramos sobre el tratamiento más adecuado para ti.