Estrés oxidativo puede ocasionar infertilidad
El estrés oxidativo ocasiona infertilidad en mujeres jóvenes
25 abril, 2016
El resultado de un seminograma
El resultado de un seminograma: cómo se interpreta
4 mayo, 2016
Serología Clínica Tambre

La serología es una parte específica de la analítica general que se realiza a toda mujer dentro de su estudio básico de esterilidad. La serología es una prueba de sangre muy común en la que indagamos sobre una batería de enfermedades infecciosas que pueden estar relacionadas con su esterilidad o tener trascendencia en caso de embarazo.
Asimismo, la infección por chlamydias puede pasar desapercibida clínicamente pero afectar a las trompas y hacer que estas queden obstruidas.

La serología es una prueba en sangre

La serología es una prueba en sangre muy común

La hepatitis B y C y la infección por VIH son enfermedades que también pueden pasar desapercibidas y transmitirse al hijo en el embarazo, por lo que es importante diagnosticarlas o descartarlas antes de la gestación.
La sífilis es otra infección de transmisión sexual que, además, puede ocasionar malformaciones fetales y que tiene un sencillo tratamiento curativo.

La rubeola es un virus cuyo contagio durante el embarazo también puede producir malformaciones fetales y que tiene desde hace tiempo una vacuna eficaz. Aunque todas las mujeres que hoy buscan embarazo deberían haber sido correctamente vacunadas en la infancia, en algunos casos no ha sido así o la vacuna no ha proporcionado la protección adecuada. La serología nos permite confirmar dicha inmunidad o, en caso contrario, proceder a una correcta vacunación antes del embarazo.

La toxoplasmosis no tiene una vacuna para evitarla, pero es una infección muy habitual, que apenas da síntomas fuera del embarazo y que cuando se pasa deja inmunidad de por vida. Con el análisis podemos saber si ya se ha pasado en algún momento y no se tiene, por tanto, riesgo de padecerla durante el embarazo. En caso contrario, una serie de medidas higiénicas como evitar el contacto con gatos o no tomar carne poco hecha puede disminuir el riesgo de contagio durante el embarazo. Además, sabiendo que no se dispone de inmunidad frente a esta infección se pueden hacer controles serológicos durante el embarazo para detectarla precozmente en caso de infección y realizar un tratamiento que disminuye la posibilidad de afectación del feto.