Cáncer de ovarios
El 70% de los casos de cáncer de ovario se detectan en fase avanzada
12 mayo, 2017
Consejos betaespera
Consejos para afrontar la “Betaespera”
25 mayo, 2017
Embarazo trompas de falopio

La ligadura de trompas es un método anticonceptivo que consiste en realizar una cirugía, normalmente por laparoscopia para provocar la obstrucción de las trompas de Falopio.De esta forma los espermatozoides no podrán alcanzar al óvulo en la trompa y por tanto no habrá fecundación.

En principio en un método irreversible o definitivo, ya que al menos que la mujer se someta a una nueva cirugía para recanalizar las trompas, éstas permanecerán obstruidas de por vida. La cirugía de recanalización resulta más compleja que la ligadura y tiene un porcentaje de éxito limitado. Dependiendo de cómo se haya realizado la ligadura, la paciente tendrá opciones o no de poder someterse a la recanalización.

Ligadura de trompas de falopio

Si la técnica utilizada fue la cauterización (lo más frecuente hoy en día), la trompa se daña casi en su totalidad y la recanalización no se podrá realizar. Sin embargo, si la técnica utilizada fue con sutura y corte de una de las partes de la trompa, ésta se podría intentar reconstruir y el 75% de éstas pacientes podrían recuperar la esterilidad de nuevo. Sin embargo, hay que tener muy en cuenta que la probabilidad de embarazo ectópico (embarazo en la trompa) se vería aumentada en las mujeres que se someten a la recanalización.

Embarazo con ligadura de trompas

Por estos motivos, en  la mayoría de los casos se recurre a la Fecundación In Vitro (FIV) para poder conseguir el embarazo tras la ligadura de trompas, dado que las posibilidades de éxito son mayores y la paciente evita someterse a una nueva cirugía. En la FIV no es necesaria la participación de las trompas de Falopio, ya que tras la estimulación de los ovarios recuperaremos los óvulos y éstos se fecundarán en el laboratorio con los espermatozoides.

FIV

Fuente de la foto: elblogdelasalud.info

Una vez fecundados se dejarán evolucionar los embriones en el laboratorio para posteriormente elegir el mejor o los mejores para transferir al útero. De esta manera nos “saltamos” el paso que ocurriría de forma natural en las trompas, que sería el encuentro entre óvulo y espermatozoide para que se produzca la fecundación. Aquí las posibilidades de éxito dependerán exclusivamente de las condiciones basales de los pacientes: reserva ovárica, edad de la mujer, calidad espermática, etc; y serán independientes de la permeabilidad de las trompas.