El estrés oxidativo e infertilidad
13 julio, 2016
Apoyo psicológico en fertilidad
14 julio, 2016
¿Por qué necesito una ICSI?

En los tratamientos de Fecundación in Vitro (FIV), tras la estimulación ovárica y la punción folicular (también denominada punción ovárica), los óvulos u ovocitos deben ser fecundados para generar embriones que puedan ser transferidos al útero.

El proceso de fecundación se puede realizar de dos maneras diferentes:

  1. Fecundación in vitro convencional (FIV convencional): en ella, se deja en una placa de Laboratorio, cada ovocito con una cantidad de espermatozoides en torno a 150.000 por mililitro para que se produzca la fecundación.
  2. Inyección intracitoplasmatica de espermatozoides o ICSI (del inglés Intra Cytoplasmic Sperm Injection): en esta técnica, algo más compleja y dirigida que la FIV convencional, se eliminan las células que rodean al ovocito, proceso que se conoce como decumulación. Previamente, los ovocitos han estado unas horas en un medio de cultivo. Se elegirán aquellos ovocitos maduros, es decir, aptos para poder ser fecundados. Para realizar la fertilización, se elige un espermatozoide con buena movilidad y morfología, introduciéndolo directamente en el interior del óvulo utilizando una pipeta de muy pequeño calibre. Se usará un espermatozoide para cada ovocito maduro.

Indicaciones de FIV-ICSI

Los motivos para usar la FIV con microinyección intracitoplasmática (ICSI) son:

  • Causas masculinas: baja concentración de espermatozoides, baja movilidad, alteración importante de la morfología o combinación de varias de las anteriores.
  • Causas femeninas: edad avanzada, escaso número de ovocitos obtenidos, mala calidad ovocitaria o fallo previo de fecundación con FIV convencional.
  • Causas mixtas: concurrencia de una o varias causas masculinas y femeninas.

Actualmente, en nuestro centro FIV en Madrid la fecundación se realiza con ICSI en el 97 % de los casos aproximadamente y el 3 % restante mediante FIV convencional.

Es una técnica ampliamente utilizada en los centros de Reproducción Asistida y que ofrece muy buenos resultados, con una tasa de fecundación en torno al 80-90 %.

Tras realizar la fecundación in vitro, los embriones generados son dejados en cultivo hasta el momento de la transferencia al útero.

Dra. Esther Marbán Bermejo

Ginecóloga en Clínica Tambre