Reproducción asistida

TÉCNICAS DE REPRODUCCIÓN ASISTIDA

En Tambre, clínica de fertilidad asistida, somos especialistas en medicina de la reproducción y nos avalan más de 40 años de experiencia ofreciendo soluciones y técnicas innovadoras:

La Reproducción asistida es un conjunto de técnicas y tratamientos con las que contamos en las clínicas de fertilidad como la Clínica Tambre para solucionar los problemas de las parejas infértiles y de aquellas mujeres sin pareja masculina que quieran lograr un embarazo.

Los tratamientos de Reproducción Asistida de la Clínica Tambre os ayudan a alcanzar el sueño de tener un hijo. Disponemos de los últimos avances tecnológicos como el sistema EevaTM y los mejores especialistas en medicina de la reproducción.

Actualmente la reproducción asistida es una especialidad altamente demandada en nuestra sociedad. Una de cada seis parejas tiene problemas de fertilidad pero que puede tratarse con éxito en la gran mayoría de los casos gracias a la Reproducción Asistida.

Recurrimos a la Reproducción Asistida cuando necesitamos la contribución del laboratorio de biología de reproducción especializado. Allí, tanto los óvulos como los espermatozoides se tratan para mejorar su capacidad fecundante y los embriones obtenidos, cultivados para mejorar su capacidad de implantación.

Trabajamos en equipo en todos los niveles (médicos, enfermeras y embriólogos). Cada médico es un ginecólogo altamente especializado en fertilidad. Cumple tu sueño de ser madre. ¡La 1ª vista médica es gratuita!

Gracias a la Clínica Tambre y a nuestros tratamientos de reproducción asistida, cada año muchas parejas y mujeres sin pareja masculina han conseguido tener un hijo. Llámanos al 91 411 61 11. Nosotros te hablaremos siempre con claridad acompañándote durante todo el proceso.

INSEMINACIÓN ARTIFICIAL

SABER MÁS

La inseminación artificial es una sencilla técnica de reproducción asistida (TRA) que consiste en depositar los espermatozoides directamente en el interior del útero de la mujer en el momento en que está ovulando con el fin de conseguir un embarazo.

Se recurre a la Reproducción Asistida cuando es necesaria la colaboración del laboratorio de biología de reproducción especializado, donde los óvulos y/o espermatozoides son tratados para mejorar su capacidad fecundante y los embriones obtenidos, cultivados para mejorar su capacidad de implantación.

Es un procedimiento muy sencillo, rápido y prácticamente indoloro que realizamos en la misma consulta, no se requiere anestesia ni hospitalización.

La muestra de semen se descongela el día de la inseminación y se procesa en el laboratorio. Una vez finalizado ese proceso, los espermatozoides se depositan en el interior del útero.

La paciente guarda reposo durante 10 o 15 minutos después de la inseminación.

Este método de reproducción asistida es muy utilizado. La inseminación puede ser de dos tipos:


FECUNDACIÓN IN VITRO CON O SIN ICSI (MICROINYECCIÓN ESPERMÉTICA)

SABER MÁS

La fecundación in vitro es una técnica de reproducción asistida que consiste en extraer los óvulos mediante punción folicular y después fecundarlos en el laboratorio con los espermatozoides del hombre. Seguidamente se observa la evolución de los embriones hasta que se depositan en el útero de la mujer mediante la transferencia embrionaria. Ésta última se puede realizar en día 3 o en día 5 del desarrollo embrionario.

Comúnmente llamamos a este procedimiento FIV o fecundación asistida.

A diferencia de la inseminación artificial (IA), en la Fecundación In Vitro (FIV) la concepción tiene lugar en el laboratorio de embriología, fuera del cuerpo de la madre. Por esta razón, a los niños nacidos gracias a esta técnica de reproducción asistida se les llamó en los primeros años "bebés probeta". No en vano, el nacimiento en el Reino Unido de la pequeña Louise Brown en 1975 supuso una verdadera revolución en el campo de la reproducción asistida.

Tras la estimulación de los ovarios para conseguir una ovulación múltiple, los ovocitos son aspirados de sus folículos mediante una punción guiada ecográficamente por vía transvaginal. Esta punción suele dura menos de media hora y puedo realizarse con una sedación general para evitar molestias innecesarias a la paciente.

Tras su obtención, los ovocitos son tratados en un medio de cultivo con nutrientes durante unas horas para completar su maduración. Mientras tanto, se prepara en el laboratorio la muestra de semen, eliminando el plasma seminal y los espermatozoides no válidos y facilitando al resto los cambios necesarios para que sean capaces de fecundar el ovocito, mediante un proceso de capacitación espermática. Completados ambos se pone una muestra de unos cien mil espermatozoides en contacto con cada ovocito para que este sea fecundado por uno de ellos.

Asimismo, en fertilización asistida, usamos otras técnicas de reproducción asistida complementarias para que las posibilidades de embarazo sean mayores como el Diagnóstico Genético Preimplantacional (DGP) o las técnicas para preservar la fertilidad como la Vitrificación de ovocitos o la Donación de semen.