Banco de semen de la Clínica Tambre
Decálogo para elegir un banco de semen con garantías
25 noviembre, 2015
La citología
La citología
27 noviembre, 2015
Síndrome premenstrual

El Síndrome premenstrual se refiere a los cambios físicos o del estado de ánimo que muchas mujeres días antes de tener la menstruación. Cuando estos cambios se repiten cíclicamente y llegan a afectar a la vida cotidiana de la mujer lo denominamos síndrome premenstrual.

Alteraciones del estado de ánimo como irritabilidad, decaimiento, cambios en el apetito con ansiedad por la comida, cansancio, alteraciones de sueño, problemas de concentración y síntomas físicos como hipersensibilidad de las mamas, dolor de cabeza, hinchazón, dolores musculares o aumento de peso, son algunos de ellos.

Para realizar un diagnóstico adecuado, los síntomas deben presentarse en los días previos a la menstruación, repetirse al menos durante 3 ciclos menstruales y desaparecer en los 4 días posteriores a la menstruación.

Puede afectar a cualquier mujer que menstrúe y aunque, la causa se desconoce, sí es posible tratar los síntomas en muchos casos.

Si los síntomas del síndrome premenstrual son leves o moderados, en ocasiones se consigue una gran mejoría cambiando hábitos de vida y de alimentación.

Deporte: el ejercicio aeróbico realizado regularmente ha demostrado que mejora el estado de ánimo y el síndrome premenstrual. Correr, nadar, montar en bicicleta, o, incluso caminar a buen ritmo, no realizado solamente durante los días previos a la regla sino de forma regular durante la semana, sería recomendable.

Relajación: ejercicios de respiración, yoga  y meditación ayudaría a reducir la tensión y ansiedad.

Igualmente es recomendable un correcto descanso, dormir suficiente y tener un hábito regular del sueño, acostándose y levantándose a la misma hora todos los días, puede reducir los síntomas de cansancio y decaimiento.

Dieta: aumentar el consumo de hidratos de carbono complejos como la pasta, los cereales, el arroz, las lentejas y reducir el consumo de grasa, azúcares, sal, cafeína y alcohol, conseguiría reducir el impulso o deseo compulsivo sobre ciertos alimentos (por ejemplo, el chocolate) y mejoraría el estado de ánimo. Se recomienda realizar 5 comidas al día, siendo las 3 principales menos abundantes y equilibradas para evitar el aumento de peso, ya que los alimentos recomendados suelen ser más calóricos.

Es importante que la mujer esté correctamente informada para entender lo que le está sucediendo y disminuir así, la ansiedad por lo que siente.

En los casos en los que los cambios en la alimentación o en hábitos de vida no sean suficientes, se puede dar suplementos alimenticios que aporten vitaminas y elementos como el calcio y el magnesio. Estos suplementos y otro tipo de medicamentos como los anticonceptivos, antiinflamatorios, que en algunos casos pueden necesitarse, deben ser prescritos siempre por el ginecólogo.

Encontrar el tratamiento adecuado puede llevar tiempo y en muchos casos, manejar varias opciones.

Categorías