Ciclos regulares e irregulares
Ciclos regulares e irregulares
29 diciembre, 2015
Donación de óvulos: procedimiento
4 enero, 2016
Tengo un mioma

Tengo un miona desde hace años, ¿es conveniente que me opere?. Es una pregunta frecuente en la consulta ginecológica. Los miomas son tumores benignos de tejido fibromuscular que compone la pared uterina. Son un hallazgo muy frecuente y más de una tercera parte de las mujeres de cuarenta años tiene algún mioma en su matriz.

Puede haber también muchos miomas en la matriz y alguno de ellos puede alcanzar tamaños verdaderamente importantes de más de diez centímetros. Sin embargo casi nunca suelen dar síntomas. El principal problema que pueden dar los miomas es el aumento del sangrado en las reglas. Si son muy grandes, y solo entonces, también pueden dar alguna molestia originada en el espacio que ocupan en la pelvis, como estreñimiento, dificultad en el llenado de la vejiga o molestias al tener relaciones sexuales. La aparición de dolor suele deberse a un crecimiento rápido.

La existencia de miomas no suele afectar a la fertilidad. En las mujeres con problemas de esterilidad es más frecuente encontrar miomas pero no porque el mioma sea la causa de la esterilidad sino porque el hecho de no haber tenido hijos favorece la aparición de los miomas, así como otros factores como la obesidad o la falta de ejercicio, por ejemplo. De todos modos la probabilidad de que un mioma dé problemas depende más que de su tamaño y/o su localización, y así los dividimos en:

  • Miomas subserosos son los que crecen hacia fuera del útero. Suelen ser los que mayor tamaño alcanzan porque no dan ningún síntoma y, por ello, aunque su extirpación es bastante sencilla, no suele haber ninguna necesidad de quitarlos.
  • Miomas instramurales son los que crecen en el espesor del útero y tampoco suelen dar ningún problema salvo que sean de un gra tamaño y deformen de manera importante la forma de la cavidad uterina. Solo en tales casos pueden ser responsables de abortos de repetición y puede plantearse su eliminación quirúrgica, aunque también es cierto que en estos casos de gran tamaño la cirugía tiene un pequeño riesgo de que se complique la intervención y sea necesario extirpar el útero, imposibilitando totalmente un embarazo. Por ello hay que ser muy cuidadoso en la indicación quirúrgica de estos casos.
  • – miomas submucosos son los que crecen hacia dentro de la cavidad uterina. Estos sí que suelen dar problemas de reglas abundantes y pueden estar relacionados con dificultad para conseguir un embarazo aunque el tamaño del mioma sea muy pequeño. En estos casos la exéreris suele ser sencilla mediante histeroscopia y siempre está indicada.

El diagnóstico de los miomas suele ser muy sencillo y basta una buena exploración ecográfica. Solo en el caso de los miomas submucosos puede estar indicada además una histeroscopia para confirmarlo, que además puede permitir su exéresis y solucionar el problema. Es importante señalar que es excepcional que un mioma malignice aunque sea de gran tamaño, por lo que ante un mioma asintomático no hay necesidad de quitarlo para evitar que pueda convertirse en un cáncer.