¿Tienes dudas sobre terapia de pareja y sexología?

LA PSICÓLOGA RESPONDE

En Clínica Tambre queremos resolver tus dudas sobre temas relacionados con cualquier aspecto psicológico, o bien sobre terapia de pareja y sexología aun cuando no estés en tratamiento de reproducción asistida y fertilidad.


  • Nombre*del interesad@
    0
  • Apellidos*del interesad@
    1
  • Email*o correo electrónico
    2
  • Consulta*something more
    3
  • *you like
    He leído y acepto la
    4
  • política de privacidad y condiciones de uso
    5
  • 6

Preguntas frecuentes sobre terapia de pareja y sexología

¿Es necesario estar en tratamiento de fertilidad en la Clínica Tambre para acudir a terapia de pareja?
En absoluto, cualquier persona interesada puede acceder a este servicio tanto si es paciente de infertilidad como si no.
¿En qué consiste la terapia de pareja?
A través de una intervención adecuada, el especialista proporciona a las parejas los instrumentos necesarios que les ayuden a resolver la crisis que están viviendo, facilitando así una relación saludable que mejore la calidad de vida de ambos miembros.
¿Cuándo una pareja debe acudir a terapia?
En la relación de pareja podemos encontrarnos diversas dificultades. Muchas de ellas son pasajeras y dependen de las circunstancias vitales que se estén atravesando en determinados momentos. Pero si los problemas se enquistan, surge distanciamiento y situaciones de incomunicación, hemos de plantearnos si ha llegado el momento de pedir ayuda.
¿Cuáles son los objetivos de acudir a terapia de pareja?
  • Establecer una buena relación terapéutica con la pareja.
  • Evaluar individualmente los factores que originan y mantienen los problemas
  • Pactar sobre los objetivos a alcanzar durante los tratamientos.
  • Diseñar un tratamiento adecuado a las necesidades de la pareja.
¿Cuáles son los problemas más frecuentes que presentan estas parejas?
Son varios los problemas que pueden darse dentro de la relación afectiva. Los más habituales se refieren a los fallos en la comunicación o falta de la misma; problemas de aceptación de la forma de ser del otro; control del entorno familiar, infidelidades, disminución de las relaciones sexuales y sentimientos de falta de equilibrio en los roles adquiridos dentro de la pareja.
¿Qué es necesario para empezarla con éxito?
El requisito indispensable es la motivación y la voluntad de cambio por ambas partes.
¿Cómo se actúa si un miembro de la pareja no colabora?
Lo ideal es que ambos miembros acudan a la consulta y estén lo suficientemente implicados. Pero no siempre ocurre esto, a veces uno de los dos se muestra reacio a buscar ayuda, bien por creer que pueden solucionar las cosas por ellos mismos, bien porque niegan que exista un problema. En estos casos, podemos centrarnos en el miembro de la pareja que acude a la terapia, ayudándole en su proceso de cambio tanto a nivel individual como en la relación. Pero eso no garantiza, en algunos casos, que dichos cambios puedan trasladarse a la pareja.
¿Las mujeres suelen ser más colaboradoras y los hombres más reticentes?
Por lo general es así, las mujeres tienen más facilidad para expresar sus emociones, identificar los problemas y pedir ayuda. A los hombres les puede costar más dar el primer paso pero a medida que avanza la terapia suelen estar tan implicados como ellas.
¿Cuántas sesiones suelen ser necesarias?
El número de sesiones va a depender de cada caso en particular. Siempre se va a realizar una primera entrevista como toma de contacto y tras ella será necesaria una evaluación antes de pasar a la intervención propiamente dicha, que variará en función de los problemas y disposición de la pareja.
¿Siempre se hacen con los dos miembros de la pareja o hay sesiones individuales?
La mayoría de las sesiones serán conjuntas aunque habrá sesiones en las que se requiera la presencia de cada uno de forma individual.
¿Es eficaz? ¿Cuál es la efectividad de este recurso? (% de éxito)
La terapia de pareja resulta efectiva en un 70-75% de las parejas que acuden a ella. La mayoría de las parejas manifiestan una mejoría en la calidad de su relación y se encuentran más satisfechos con la misma. Aún así, hay que tener en cuenta que estos cambios han de prolongarse en el tiempo por lo que cada día hemos de trabajar activamente en el cuidado de nuestra relación de pareja.