¿Cuál es el tratamiento más adecuado?
¿Cuál es el tratamiento más adecuado?
15 enero, 2016
El síndrome de ovarios poliquísticos
El síndrome de ovarios poliquísticos
20 enero, 2016
¿Qué es un embarazo bioquímico?

Un embarazo bioquímico que interrumpe precozmente es, lógicamente, vista como un fracaso por la pareja, pero nos permite saber que han podido superarse todos los posibles obstáculos, unos diagnosticables y otros no, que impiden la implantación del embrión en el endometrio, lo que proporciona un claro optimismo en las expectativas de ciclos sucesivos.

La hCG (Gonadotropina coriónica humana) es una hormona que produce exclusivamente el corión, la estructura que dará lugar posteriormente a la placenta. Una vez se implanta el embrión en el endometrio esta hormona pasa a la sangre de la madre, con lo que su detección en sangre u orina es señal inequívoca de la existencia de un embarazo.

A partir del duodécimo día tras la inseminación artificial en mujeres o la punción puede detectarse en orinas muy concentradas, como la primera de la mañana, la presencia de hCG mediante un sencillo y barato test de embarazo en orina. Sin embargo es aconsejable esperar al día 14º para que su fiabilidad sea mayor. La fiabilidad de un test de orina es similar a la determinación en sangre, pero solo permite saber si existe o no la hormona. Si por el motivo que sea necesitamos saber la cantidad exacta de hormona producida, como par poder monitorizar su ritmo de crecimiento, es necesario recurrir a la determinación en sangre de una de las dos subunidades de la hCG, que es la más específica: la beta-Hcg o ‘beta’.

Como la hCG puede ser detectada incluso antes del momento en el que baja la menstruación si no hay embarazo y al menos dos semanas antes de que este pueda ser detectado ecográficamente, son frecuentes las detenciones de un embarazo tras un test positivo antes de que haya podido ser visto en la ecografía. Estos embarazos de los que solo tenemos como prueba de su existencia la positividad de una determinación analítica, ya sea de sangre o de orina, sin confirmación ecográfica, es lo que llamamos embarazo bioquímico. Cuando la gestación evoluciona favorablemente y alcanzamos a visualizar el saco gestacional en la ecografía hablamos de embarazo clínico o ecográfico.