Pareja de mujeres
Nuevos modelos familiares en el siglo XXI: reproducción asistida en mujeres sin pareja y parejas de mujeres
9 marzo, 2017
Ayer se celebró la Jornada de Preservación de la Fertilidad en la Clínica Tambre, con gran éxito.
Ayer se celebró la Jornada de Preservación de la Fertilidad en la Clínica Tambre, con gran éxito.
15 marzo, 2017
Ver todo
Semen análisis móvil

¿Te has preguntado alguna vez si existe alguna prueba fiable para conocer si tus espermatozoides tienen tan baja calidad que te incapaciten a la hora de tener hijos de manera natural? Considerando el aumento de casos de infertilidad detectados en los últimos años que son debidos tanto a anomalías genéticas como a la adquisición de hábitos tóxicos, una mala alimentación, la contaminación ambiental o el sedentarismo, podemos intuir que sobre esta pregunta han reparado miles de parejas que previamente han tomado la decisión de ser padres y que, tras un año manteniendo relaciones sexuales sin protección, no han conseguido alcanzar el embarazo.

La angustia que genera la posibilidad de entrar a formar parte de ese grupo de parejas diagnosticadas de infertilidad, que ya supera la cifra de 48 millones en todo el mundo, unido al rechazo que a día de hoy sigue suponiendo poner un pie en una clínica de reproducción asistida, ya sea por timidez a obtener la muestra de semen o por el impacto emocional que supone obtener un resultado positivo en las pruebas de infertilidad, ha llevado a muchos hombres a buscar soluciones en Internet. ¿Y qué han encontrado?

¿Un kit casero que emite un diagnóstico de la calidad del esperma?

Desde finales de febrero pueden adquirir a través de una plataforma digital un dispositivo llamado “YO Home Sperm Test” que cuesta unos 50 dólares. Según sus creadores, se trata de un kit desechable con el que cualquier hombre podrá comprobar la movilidad de sus espermatozoides desde casa. Para usarlo, hay que mezclar una muestra de semen con un polvo especial para licuar que contiene el kit y dejarlo reposar durante 10 minutos. Pasado este tiempo, se extrae con una pipeta una pequeña cantidad de la muestra y se coloca en el portaobjetos que ajustaremos en la parte superior del teléfono. Mientras el móvil funciona como un microscopio que permite aumentar la imagen y elabora un vídeo de recuerdo, una app se encarga de dar una información completa sobre la calidad del esperma.

Con este instrumento “es posible ahorrarse la visita a una clínica de fertilidad y el embarazoso momento de obtener la muestra”, indican sus creadores. Y es que, aseguran que no solo permite conocer el número de espermatozoides que se producen, sino también cuántos se mueven. Y su precisión “es del 97%”, subrayan.

Los especialistas en fertilidad se llevan las manos a la cabeza

Tanto la fiabilidad como la seguridad de este “invento” ha puesto en pie de guerra a médicos y otros profesionales de salud especialistas en reproducción asistida. Rocío Núñez, subdirectora de Clínica Tambre, ha rechazado que esta prueba constituya una revolución en el ámbito sanitario y, mucho menos, en el de la fertilidad. “Utilizar este test para predecir la fertilidad masculina no va a originar más que confusión en los varones que lo utilicen, dando resultados que nunca van a ser fiables”, ha asegurado a prnoticias.

La experta subraya que “reducir el diagnóstico de fertilidad masculina a simplemente saber si hay espermatozoides y si se mueven, es, cuanto menos, una necedad, pues puede que los espermatozoides no sean normales, y tengan una morfología (una forma), que no sea la adecuada, y entonces no son capaces de fecundar”. Y añade: “Cuando se realiza un estudio de fertilidad masculina y se analiza el semen, no solamente se comprueba que hay espermatozoides (obviamente imprescindible), y que se muevan (también necesario). Solamente con estos dos requisitos no se puede aventurar si un varón es fértil o no. El test no dice ni cuál es el número óptimo de espermatozoides necesarios ni el tipo de movilidad de los mismos”.

Además, considera que aventurarse a decir que no solo se puede conocer el número, sino la calidad de los espermatozoides “es una barbaridad”. La doctora Núñez llama a la sensatez y a la reflexión: “Actualmente existen numerosos test para estudiar la calidad de los mismos, y su función, que solo en centros especializados pueden realizarse porque cuentan con profesionales expertas en la materia y capaces de deducir ciertos parámetros. ¿Cómo se puede saber que los espermatozoides son capaces de fecundar, únicamente observándolos a mayor aumento?”.

Seguiremos informando…