Medio ambiente
Día Mundial del Medio Ambiente
5 junio, 2014
Claves en la donación de ovocitos
Las claves en la donación de ovocitos
17 julio, 2014
Ver todo
Autoexploración

Una mamografía al año no hace daño, a lo largo de nuestra vida, todas nosotras tendremos la gran suerte de enfrentarnos a las tan temidas mamografías. Sí, he dicho suerte, porque a pesar de ser una prueba no muy agradable, será la responsable de salvarnos la vida a muchas de nosotras.

La mamografía es una prueba radiodiagnóstica  que se utiliza para detectar de manera temprana el cáncer de mama  tanto en mujeres que no tienen síntomas como en mujeres que tienen síntomas tales como bultos, dolor, secreción del pezón, etc.

La edad más frecuente de aparición de un tumor de mama es entre los 50 y los 60 años, aunque cada vez más se diagnostican en mujeres más jóvenes. Por ello, se recomienda realizarse una mamografía anual  al cumplir los 40 años. En aquellas mujeres que se encuentren en alto riesgo debido a antecedentes genéticos de cáncer de mama deberán realizarse una mamografía al cumplir los 35 años.

A la hora de hacernos una mamografía es importante que sigamos una serie de pautas para facilitar el estudio:

  • Siempre informar a su médico ó en su defecto al técnico que le realice la mamografía, si existe posibilidad de estar embarazada.
  • Informar sobre el uso de hormonas, antecedentes familiares, implantes mamarios así como cualquier síntoma mamario.
  • Si es posible, llevar consigo estudios anteriores para poder comparar y verificar que no se han producido cambios.
  • No utilizar desodorante, talco o cremas antes de hacerse la mamografía.

Por último, animar a todas las mujeres a llevar un control periódico mamográfico que nos permita, en el peor de los casos, diagnosticar el cáncer de mama en una fase temprana y enfrentarnos a la enfermedad con garantías de curación.

Categorías